Dulce pobre y filtro de amor: il castagnaccio

Plato típico de la parte de los Appennini que une Toscana, Liguiria, Emilia Romagna y Piemonte, il “castagnaccio” es un dulce hecho con harina de castañas, un fruto muy valorado ya desde la época romana. De hecho, en el siglo II a.C. Catón, en su libro “De Agriculturalo define como “ noce nuda” y Marco Terenzio Varrone, un siglo mas tarde, hablará del mismo en otro escrito, narrando que los jóvenes enamorados lo ofrecían a las mujeres amadas como regalo. Ademas muchos años después la leyenda contará que si el “castagnaccio” hubiera sido perfumado poniendo sobre el mismo dulce hojas frescas de romero, se habría trasformado en un verdadero filtro de amor: así que un trozo ofrecido al amado o la amada, garantizaba un matrimonio seguro y duradero.

Volviendo a la realidad histórica, el año 1553 proclama el nacimiento oficial del dulce “castagnaccio” cuando Ortensio Orlando, en su escrito titulado “Commentario delle piu’ notabili et mostruose cose d’Italia et altri luoghi”, atribuye al toscano Pilade da Lucca el merito de haber escrito por primera vez su receta y de haber definido los ingredientes de base: harina de castaña, aceite de oliva extra virgen, agua y romero. 

El dulce de repente adquiere popularidad hasta ser exportado en los años siguientes en todas partes de Italia usando el mismo nombre o cambiándolo con el nombre de “migliaccio”, “pattona” o “toppone”. En algunos casos, en función de la zona geográfica, creando variantes de la receta con el añadido de uvas pasas, piñones, azúcar, almendras, hinojos, chocolate, cascaras de naranja, higos secos, ciruela, orujo y otro tipo de licores.

Sin embargo preparar este dulce según la receta original es muy fácil. Regamos con aceite de oliva extra virgen un recipiente de barro o aluminio, usando una hoja de romero que dejaremos dentro del mismo. Calentamos la mezcla en un horno a 200°C durante cinco minutos. En el mismo momento mezclamos 200 gr de harina de castañas con un puñado de sal y 200 ml de agua, hasta crear una masa densa y preocupándonos de aplastar todos los grumos que se formaran y que iremos encontrando. A esta mezcla tenemos que añadirle 40 gr de piñones, 3 o 4 hojas de romero sin tallo y una cuchara de aceite de oliva virgen extra. Finalmente, devolvemos la masa al recipiente y volvemos a ponerla en el horno a 200°C durante 30 minutos. Según la altura que queramos darle a este dulce sera conveniente usar recipientes mas o menos amplios.

Add A Comment